Tras el nombramiento, Aristóteles Sandoval le encomendó una auditoría a los padrones de beneficiarios.