Esperan 70 mil personas en el bosque y vigilan por fogatas y fumadores