11% son víctimas de un delito; Sólo un 2% denuncia