La ausencia de las autoridades por frenar la ira de comerciantes irregulares de San Juan de Dios desató actos vandalicos y de rapiña