Joan Sebastián y sus supuestos nexos con el narco

Joan Sebastián y sus supuestos nexos con el narco

Unos meses después de la muerte del cantante se publicó su participación en fiestas para criminales como ‘La barbie’ o Arturo Beltrán Leyva
Redacción I Un1ón Jalisco | 17/07/2020 05:45

Con la muerte del cantante y compositor Joan Sebastian se inició una serie de acusaciones sobre su presunta participación en una red  de trata de personas del cártel de los Beltrán Leyva.

Los supuestos nexos del famoso fueron expuestos por mujeres que lo señalaron como uno de sus victimarios y de organizar fiestas en su rancho para narcos como Édgar Valdez Villarreal ‘La Barbie’ y Arturo Beltrán Leyva.

Al originario de Morelos se le acusó de explotar sexualmente a menores de edad y llevarlas a las reuniones con criminales, donde las ofrecía a cambio de favores.

Fue el columnista de El Universal, Héctor de Mauleón, el primero en recabar la información de las supuestas víctimas del cantante y  cómo llegaron a las fiestas del intérprete.

Además, integrantes de la dinastía Figueroa ha sido ligada a grupos del crimen organizado, sus fans defienden que las tragedias no están vinculadas a dicha acusaciones.

El primero en morir de manera violenta fue el hijo de Joan, Juan Sebastián Figueroa González, asesinado en el 2010 tras acudir al bar The Gran Hotel en Cuernavaca, Morelos.

En los medios se especuló que el heredero del grupero tuvo una pelea en la entrada del establecimiento por prohibirle el acceso.

Pero cuatro años antes la primera muerte extraña fue la de Trigo Figueroa, hijo que tuvo el cantante con Teresa González, quien se encontraba deteniendo a una multitud que quería acercarse a su padre tras un concierto, pues un hombre sacó un arma y de manera inesperada disparó contra él.

Las versiones de que los Figueroa están ligados al crimen regresaron luego de que el primo de José Manuel fuera privado de su libertad por un grupo armado y posteriormente encontrado muerto en una carretera de Michoacán.

Joan Sebastian y la macabra maldición familiar