Por qué surgió la Revolución Mexicana

Por qué surgió la Revolución Mexicana

Sin duda, fue una de las grandes revueltas revolucionarias del siglo XX
Redacción | UN1ÓN | 07/11/2019 05:00

Varias fueron las causas que provocaron la Revolución Mexicana, sociales, políticas y económicas, principalmente, reflejadas en una profunda desigualdad social, sobreexplotación laboral y nula libertad de expresión, que llevaron al pueblo al hartazgo que tuvo consecuencia levantamientos armados y el derrocamiento del gobierno de Porfirio Díaz.

 


El inicio de la Revolución se fue alimentando con el repudio a los 35 años de dictadura ininterrumpida del general Porfirio Díaz, por lo que se buscaba encontrar una alternativa para que se diera una sucesión en el poder.


La Revolución Mexicana, sin duda, fue una de las grandes revueltas revolucionarias del siglo XX a través de la cual se puso fin al régimen militar del dictador Porfirio Díaz, para posteriormente establecerse importantes reformas políticas, económicas y sociales en el país.


El panorama mostraba la crisis política entre las élites competidoras, la oportunidad para la insurrección agraria era propicia en ese momento.


Fue entonces cuando la revolución mexicana se alzó en contra de El Porfiriato. Aunque la constitución ordenó un proceso electoral público, Díaz y sus seguidores manipularon las elecciones en su favor.


Por ello, la facción opositora dirigida por Francisco I. Madero, formó el Partido Anti-Reeleccionista y en 1910 se presentó como candidato a la presidencia.


Madero, desafió a Porfirio Díaz en la elección presidencial de 1910, pero previo a los comicios fue encarcelado y los perdió. Posterior a estos hechos, el hacendado logró escapar hacia el exilio, donde emitió el manifiesto sobre el Plan de San Luis Potosí, con el fin de alentar un levantamiento en señal de protesta por los resultados fraudulentos.


La elección fraudulenta de 1910 se convirtió en el foco para el estallido de la rebelión armada y política. Elementos de la elite mexicana hostiles a Díaz, dirigidos por Madero, se expandieron a la clase media, al campesinado y al trabajo organizado. Como resultado, en octubre de 1911, Madero fue elegido presidente en una elección libre y justa.


No obstante, se empezó a conformar una franja opositora. Los conservadores lo veían demasiado débil y liberal, mientras que los ex combatientes revolucionarios y los desposeídos, demasiado conservador.


Durante la Revolución Mexicana, en distintas partes del país se levantaron en armas grupos revolucionarios con diferentes proyectos políticos. Éstos se organizaron en torno a caudillos como Emiliano Zapata, Francisco Villa, Venustiano Carranza y Álvaro Obregón. Cada uno de ellos elaboró un documento en el que plasmaron sus demandas.