60% de tapatías sufrieron acoso en Centro de GDL

60% de tapatías sufrieron acoso en Centro de GDL

La marginación, falta de educación y discriminación son caldo de cultivo para el feminicidio, alerta especialista de la UdeG
Roberto Larios I Un1ón Jalisco | 28/11/2018 05:00

Estadísticas de un estudio realizado por David Coronado, jefe del Laboratorio de Violencia, del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), de la Universidad de Guadalajara, reveló que seis de cada diez mujeres tapatías sufrieron algún tipo de acoso callejero mientras transitaban por el Centro de Guadalajara.

Señaló que las encuestadas dijeron haber sido miradas con morbo, o que les dijeron piropos ofensivos u obscenos de carácter sexual alguna vez en su vida.

El especialista alertó que las relaciones sociales cotidianas están basadas en la violencia, tanto en el ámbito doméstico como en el público que, al conjuntarse con aspectos como la marginación, la falta de educación y la discriminación, crean un caldo de cultivo para los feminicidios.

El asedio sexual en espacios públicos y privados es una práctica cotidiana que sufren las mujeres y otros grupos vulnerables, para combatirlo surge el Observatorio Ciudadano Contra el Acoso Callejero en Guadalajara.

La definición que da el Observatorio Virtual Contra el Acoso Callejero de Perú al acoso callejero es: “Una forma de violencia de género no deseada que implica silbidos, comentarios sexuales, alusiones groseras al cuerpo de la mujer, tocaciones, masturbación pública, miradas extremadamente lascivas y exhibicionismo”.

Coronado afirmó que el feminicidio es “indispensable” en una sociedad con altos índices de machismo como es la mexicana, porque “es una forma de mantenimiento del orden y del poder”, y ejemplifica con el número de gobernadores hombres que hay en el país comparado con el de mujeres que ocupan este tipo de puestos públicos.

Aseguró que el feminicidio afecta a la población masculina como a la femenina, pues algunos hombres homosexuales también pueden ser víctima de este tipo de agresiones.

El universitario explicó que otro de los peligros que acecha a las mujeres es la desaparición forzada, que en los últimos años se ha vuelto una práctica común y en la que están vinculadas redes de trata de blancas y explotación sexual.

Recordó que las mujeres solteras tienen mayor probabilidad de ser privadas de la libertad y asesinadas que quienes están casadas, además de que hay un patrón de fenotipo ligado a este delito.

Pidió a las autoridades mejorar las políticas públicas para frenar estas conductas, debido a que las estrategias actuales fracasaron.