CJNG y su campo de adiestramiento del terror

CJNG y el campo de adiestramiento
Compartir en facebook
FB
Compartir en twitter
TW
Compartir en whatsapp
WA
Compartir en email
Email
Compartir en telegram
Telegram

En días pasado, la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) confirmó el aseguramiento de un campo de adiestramiento del terror del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

El predio se encuentra en el municipio de Jilotlán de los Dolores, ciudad que limita con la frontera de Michoacán.

Y es ahí donde la guerra entre Cárteles Unidos y CJNG es más cruel y terrorífica.

Aparentemente el campo clandestino era usado para entrenar a los narcos en tiro.

En el predio había mil 500 cartuchos para armas de fuego, así como 29 chalecos tácticos, varios de los cuales tenían inscritas las siglas del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y tres de los cuales tenían placa para protección balística.

También fueron entregados 169 cargadores, 14 cascos tácticos, de los cuales 11 tenían protección balística, además de 25 portafusiles y tres pares de medias botas tácticas.

La SEDENA señaló que ninguna persona fue detenida.

Por el hallazgo, la Fiscalía General de la República (FGR Jalisco) inició una carpeta de investigación en contra de quien resulte responsable por el delito a la violación de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

Los campos de adiestramiento del terror del CJNG

No son raros este tipo de campos de adiestramiento del CJNG.

Desde hace aproximadamente más de tres años cuando se filtró la noticia de que el CJNG adiestraba a personas para convertirlos en sicarios a su servicio.

A partir de esa fecha los testimonios de los sobrevivientes comenzaron a surgir.

En sus declaraciones a las autoridades se asentaron historias de barbaries y comentaron que su permanencia en los sitios fue un verdadero infierno.

La organización criminal de Nemesio Oseguera Cervantes, ‘El Mencho’, creó empresas fantasmas de seguridad privada para reclutar a las personas; les ofrecían el trabajo por medio de Facebook y después los citaban en puntos despoblados para llevarlos a los campos de entrenamiento.

Describen que del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) viajaban a municipios del interior como Tala y en la sierra de Vallarta.

Los sobrevivientes afirman que al llegar los vehículos con los nuevos reclutas, descendían de ellos los sicarios y disparaban al aire tres veces, eso significaba que se debían abrir las puertas de ‘la escuela criminal’.

Un superviviente del campo aseguró que los gatilleros los obligaron a construir casas de campañas con ramas y plásticos.

Era ahí dormían esperando nuevas instrucciones de sus ‘maestros de crimen’.

Detallan que el mismo centro de entrenamiento era usado como narcolaboratorio.

Pero también como fosa clandestina para enterrar cuerpos de rivales y de reclutas que se negaba a seguir con la escabrosa instrucción.

Su testimonio coincide con la información de las autoridades.

Donde se menciona que los sicarios recibían entrenamiento para actividades paramilitares y les hacían comer carne humana.

LEE TAMBIÉN:

CJNG vs CDN. El Mencho y su rivalidad con el sobrino del Z-40

El árbol genealógico criminal de ‘El Mencho’, el líder del CJNG

Compartir en facebook
FB
Compartir en twitter
TW
Compartir en whatsapp
WA
Compartir en email
Email
Compartir en telegram
Telegram
Notas relacionadas
Hoy en Unión Jalisco