La dura infancia de Betty Monroe

Compartir en facebook
FB
Compartir en twitter
TW
Compartir en whatsapp
WA
Compartir en email
Email
Compartir en telegram
Telegram

A pesar de vivir episodios muy dolorosos durante su niñez, Betty Monroe confesó que las experiencias le sirvieron para madurar y crecer como mujer.

En una entrevista para Gustavo Adolfo Infante reveló que su madre es adicta al alcohol y el gusto por tomar terminó con su matrimonio; por lo que desde los doce años tuvo que trabajar para llevar a su casa dinero.

Recordó que al llegar a su casa, tras vender buñuelos afuera de una iglesia, encontró varias veces a su madre inconsciente.

Fue en esa época que conoció por primera vez el amor, pero jamás tuvo una relación con la persona.

Monroe detalló que a sus 16 años se fugó con un novio a Colima, a su regreso su madre la golpeó y la obligó a casarse con el hombre.

Antes de sus 18 años vivió su primer divorcio, ya que descubrió que su marido era adicto a la cocaína.

Su suerte fue cambiando cuando comenzó a modelar y a estudiar actuación en el Centro de Formación de Actores para la Televisión (Cefat) de TV Azteca.

El talento de Betty le permitió sobresalir de sus compañeras de generación y pronto sobresalió en las producciones.

Compartir en facebook
FB
Compartir en twitter
TW
Compartir en whatsapp
WA
Compartir en email
Email
Compartir en telegram
Telegram
Notas relacionadas
Hoy en Unión Jalisco