El Mencho, el capo más escurridizo

El Mencho, el capo más escurridizo

A casi dos años del ataque más mortífero atestado por un grupo criminal al Ejército mexicano, el líder del CJNG sigue libre
Roberto Larios I Un1ón Jalisco | 18/04/2017 05:00

Es discreto, pero cuando requiere hacer notar su poder deja una cortina de violencia y caos.

Nemesio Oseguera Cervantes, "El Mencho", es jefe del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), la organización criminal del país que más creció en los últimos cinco años.

Ése grupo que atestó la afrenta más grande de los últimos tiempos al Ejército mexicano; en la memoria de los militares aún está presente la mañana del 1 de mayo del 2015, cuando uno de los helicópteros de la Fuerza Aérea fue derribado en el municipio de Villa Purificación; el saldo del ataque fue de ocho soldados y una Policía Federal muertos. 

A partir de esa fecha, El Mencho se convirtió en uno de los objetivos prioritarios de las autoridades mexicanas, pero el capo se volvió más prudente y cauto.

Ver: 'El Azul', el narco más discreto

Pero el no dejarse captar por los radares de las autoridades no significó que sus operaciones criminales descendieran.

Al contrario, el CJNG se expandió por catorce estados y actualmente le disputa a Ismael "El Mayo" Zambada y a los hijos de Joaquín Guzmán Loera el control del  Cártel de Sinaloa.

Muestra de la pugna que mantienen con su rival es el secuestro de Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar en un restaurante de Puerto Vallarta.

Te puede interesar: El Mencho y la última guerra contra el Chapo

Seguramente, Nemesio recuerda que hace más de veinte años estuvo recluido en una prisión de los Estados Unidos, por eso, procura no hacerse notar y evita dejar rastro.

En un texto del analista de Seguridad y columnista de EL UNIVERSAL, Alejandro Hope,  se revela que las autoridades tuvieron en un puño al líder del CJNG en tres ocasiones, pero su red de protección integrada por policías municipales y estatales de Jalisco y Colima, así como el no usar celulares lo hace escurridizo.

Hope destaca que la primera vez que "El Mencho" logró burlar a las autoridades fue en agosto de 2012, pero hace casi dos años demostró que para capturarlo se necesitará más que un Ejército.

La última vez que estuvo al alcance del Gobierno de la República fue en abril del año pasado, cuando las Fuerzas Federales tomaron por asalto una finca de la zona serrana de El Grullo, donde presuntamente se refugiaba Nemesio.

Respecto a su punto débil, Hope dice lo siguiente:

"Tiene, sin embargo, un punto vulnerable: su hijo, Rubén Oseguera González, alias El Menchito, preso en un penal federal de Miahuatlán, Oaxaca. Según algunas versiones, la posibilidad de que el Cártel de Sinaloa atentase en prisión contra su heredero llevó a Oseguera padre a ordenar la liberación de los hijos de Joaquín Guzmán, El Chapo, secuestrados en Puerto Vallarta el año pasado.

Si El Mencho estuvo dispuesto a ceder en ese caso, no es imposible suponer que, para garantizar la seguridad de su hijo, estaría dispuesto a arriesgar la propia. ¿Las autoridades van a apretar en ese punto? Probablemente. ¿Cómo? Difícil adivinarlo".

A pesar de las detenciones de su hijo y de sus operadores financieros, luce complicado la caída del líder de la organización criminal catalogada como la más violenta.

Aunque la actividad principal del CJNG es el tráfico de drogas a los Estados Unidos, también controlan la comisión de otros delitos como el robo de combustible y el pago de derecho de piso.