La pasión oculta de Alejandro Fernández

Compartir en facebook
FB
Compartir en twitter
TW
Compartir en whatsapp
WA
Compartir en email
Email
Compartir en telegram
Telegram

Debido a un episodio difícil que pasó durante un concierto en San Antonio, Texas, cuando era niño, el cantante Alejandro Fernández se alejó varios años de su vocación musical.

Tras el trago amargo continuó sus estudios académicos y optó por estudiar Arquitectura en la Universidad del Valle de Atemajac (Univa).

El menor de los hijos de Don Vicente Fernández confesó que desde pequeño le gustaba la arquitectura y hacer negocios, pero su amor por la música fue más fuerte.

Esta situación se ve reflejada ya que el cantante junto a varios empresarios invirtió en un complejo turístico en Playa Careyes, en la Costalegre de Jalisco. Fernández está involucrado en el diseño del concepto del desarrollo.

Además, en diversas entrevistas confesó que su plan ‘B’  de vida siempre fue la arquitectura, pero para graduarse debería retomar sus estudios que abandonó luego de que su padre le ofreciera grabar la canción ‘Amor de los dos’ a dueto.

Luego del éxito del tema, en 1992 le ofrecen lanzarse como cantante y editan su primer álbum. A partir de ese momento la carrera artística de ‘El Portillo’ nunca perdería impulso y se consolidaría como uno de los mejores intérpretes nacionales.

 

 

Compartir en facebook
FB
Compartir en twitter
TW
Compartir en whatsapp
WA
Compartir en email
Email
Compartir en telegram
Telegram
Notas relacionadas
Hoy en Unión Jalisco