Por qué se ocasionan los sismos

Por qué se ocasionan los sismos

Todos los mensajes que se comparten por redes que advierten sobre un sismo son falsos: no hay manera de predecir un terremoto
Redacción | 21/09/2017 12:09

Los sismos son uno de los fenómenos naturales que ocurren con frecuencia en México.

La mayoría de los temblores son imperceptibles para los habitantes de México, pero hay otros que causan temor, pánico, como fue el caso del sismo del 7 de septiembre pasado; o devastación, como ocurrió en el terremoto del 19 de septiembre de 1985 o el del 19 de septiembre de 2017.

Sobre los sismos hay muchos mitos y dudas; en redes sociales han circulado videos que buscan causar pánico, prediciendo un fuerte temblor. Todos esos videos que se comparten por redes son falsos: no hay manera de predecir un terremoto.

Te compartimos información del Sismológico Nacional en la que se explica qué son los sismos, cómo se originan los temblores, cómo se mide su intensidad, entre otros aspectos.

  • ¿Qué es un sismo?

Un sismo es un rompimiento repentino de las rocas en el interior de la Tierra. Esta liberación repentina de energía se propaga en forma de ondas que provocan el movimiento del terreno.

  • ¿Cómo se origina un sismo?

La capa más superficial de la Tierra, denominada litósfera es una capa rígida compuesta por material que puede fracturarse al ejercer una fuerza sobre él y forma un rompecabezas llamado Placas Tectónicas. Estas placas viajan como "bloques de corcho en agua" sobre la Astenósfera, la cual es una capa visco-elástica donde el material fluye al ejercer una fuerza sobre él. Estos desplazamientos aleatorios de las placas son debidos a movimientos convectivos en la capa intermedia de la Tierra o manto, esto es, material caliente del interior de la Tierra sube a la superficie liberando calor interno, mientras que el material frío baja al interior. Este fenómeno provoca el movimiento de las placas y es justo en los límites entre placas, donde hacen contacto unas con otras, se generan fuerzas de fricción que mantienen atoradas dos placas adyacentes, produciendo grandes esfuerzos en los materiales. Cuando dichos esfuerzos sobrepasan la resistencia de la roca, o cuando se vence la fuerza de fricción, se produce la ruptura violenta y la liberación repentina de la energía acumulada, generándose así un temblor que radía dicha energía en forma de ondas que se propagan en todas direcciones a través del medio sólido de la Tierra.

  • ¿Cómo se detecta un sismo?

Al propagarse la ondas sísmicas provocan el movimiento del suelo por donde pasan. Para registrar estos movimientos se utilizan equipos denominados sismógrafos o acelerógrafos, cuyo principio de operación, basado en la inercia de los cuerpos, consiste de una masa suspendida por un resorte que le permite permanecer en reposo por algunos instantes con respecto al movimiento del suelo. Si se sujeta a la masa suspendida un lápiz que pueda pintar en un papel pegado sobre un cilindro que gira a velocidad constante, se obtiene así un registro del movimiento del suelo o sismograma.

Los sismógrafos modernos utilizan este mismo principio de operación, solo que para su implementación utilizan componentes mecánicos y electrónicos para obtener una señal eléctrica proporcional al movimiento del suelo, la cual puede almacenarse en forma local o ser transmitida por algún medio de comunicación (teléfono, radio, satélite) hasta un centro de adquisición.

 

Pages