¿Qué enfermedades se pueden prevenir con higiene y limpieza?

¿Qué enfermedades se pueden prevenir con higiene y limpieza?

Un aspecto importante para prevenir varios tipos de enfermedades respiratorias o gastrointestinales es el cuidado en la higiene de las manos
Redacción I Un1ón Jalisco | 16/10/2020 04:55

Los alimentos pueden ser el vehículo para transmitir diversas enfermedades, sin embargo, hay que señalar que algunos de ellos son más susceptibles de contener bacterias, virus, parásitos, toxinas u hongos. 

Por ejemplo, la comida con alto contenido proteico, baja acidez o que están expuestos a altos niveles de humedad tienen mayor potencial para albergar o transmitir algún patógeno causante de enfermedades como la salmonela o la listeria.

Es por esta razón, que la desinfección es una parte primordial para evitar que los patógenos lleguen a los consumidores. Además, utilizar los productos adecuados para cada fin, limpiar o desinfectar, para cada tipo de superficie y según el método de aplicación es la diferencia entre personas sanas y la propagación de enfermedades.

Un aspecto importante para prevenir varios tipos de enfermedades respiratorias o gastrointestinales es el cuidado en la higiene de las manos, pues, de acuerdo con datos del ISSSTE, el virus de la influenza puede vivir hasta 3 horas en las manos, por ejemplo.

Un correcto lavado de manos parte de la cantidad indicada de jabón, hasta la forma en la que se frotan las manos. Las partes de la mano que suelen ser pasadas por alto, donde pueden permanecer virus, bacterias y microorganismos, son las comisuras de los dedos y en particular la del pulgar con la mano.

Teniendo en cuenta lo anterior, enfermedades como diarreas, cólera, hepatitis, gastroenteritis, rotavirus, entre otras se pueden prevenir con un lavado frecuente y correcto de las manos, así como la higiene de los alimentos que van a ser consumidos.

Hábitos de higiene recomendados

Lavarse bien las manos con agua y jabón antes de preparar los alimentos, después de usar el baño y de cambiar el pañal de un bebé.

• Usar y mantener limpio el baño o la letrina sanitaria.

• Lavar bien las frutas y verduras antes de comerlas, con abundante agua.

• Proteger los alimentos de los insectos y el polvo.

• Cuidar que los/as niños/as no coman tierra, no lleven objetos sucios a la boca, ni coman con las manos sucias.

• Limpiar periódicamente la vivienda.

• Beber sólo agua potable. Se considera agua potable: la provista por ESSAP y SENASA, el agua hervida o tratada con lavandina (1 gota de lavandina por cada litro de agua)

• Mantener las basuras bien tapadas para evitar que lleguen las ratas, ratones u otros animales o insectos.

• Realizar la higiene personal y el lavado de ropas en forma diaria.

• Cocinar bien la carne.

• Depositar los desechos lejos de las fuentes de agua para evitar que se contaminen.

• Lavar los utensilios, limpiar la cocina con lavandina.

• Evitar dejar depósitos de agua y alimentos al descubierto para no atraer moscas, cucarachas, mosquitos y ratas.

Nuestras acciones previenen enfermedades 

Para conseguir un estilo de vida saludable, es necesario tener en cuenta la salud de modo integral, ya que así se gozará de una existencia más plena. A continuación se presentan algunas pautas de conducta y consejos de salud que ayudarán a proporcionar una mejor calidad a nuestro existir.

– Incorporar a diario alimentos de todos los grupos y realizar al menos 30 minutos de actividad física

– Realizar e comidas al día (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena) incluir verduras, frutas, legumbres, cereales, leche, yogur o queso, huevos, carnes y aceites

– Realizar actividad física moderada continua o fraccionada todos los días para mantener una vida activa

– Comer tranquilo, en lo posible acompañado y moderar el tamaño de las porciones

– Elegir alimentos preparados en casa en lugar de procesados

– A lo largo del día beber al menos 2 litros de líquidos, sin azúcar, preferentemente agua. No esperar a tener sed para hidratarse.

– Consumir a diario 5 porciones de frutas y verduras en variedad de tipos y colores.

– Ingerir al menos medio plato de verduras en el almuerzo, medio plato en la cena y 2 o 3 frutas por día. Su consumo disminuye el riesgo de padecer obesidad, diabetes, cáncer de colon y enfermedades cardiovasculares.

– Reducir el uso de sal y el consumo de alimentos con alto contenido de sodio. Para reemplazarla utilizar condimentos de todo tipo (pimienta, perejil, ají, pimentón, orégano). Disminuir el consumo de sal previene la hipertensión, enfermedades vasculares y renales, entre otras.

– Limitar el consumo de bebidas azucaradas y de alimentos con elevado contenido de grasas, azúcar y sal.

Hábitos para una vida saludable

La escuela provee múltiples ocasiones para practicar hábitos saludables por medio de actividades que se realizan tanto en el aula como fuera de ella (en la cooperativa, los desayunos, el comedor…), y mediante los Planes y Programas de Estudio. Se trata de que las acciones se integren en una meta de educación saludable y que los actores estén activamente conscientes e involucrados. Es entonces cuando el entorno y la comunidad escolar se convierten en fuentes de aprendizaje

Es importante considerar que los hábitos alimentarios están influidos por varios factores; entre otros: el lugar en donde se vive (vegetación, clima…), la disponibilidad de alimentos, el poder adquisitivo, la cultura, las creencias, las tradiciones, la forma de preparar y consumir los alimentos, y las costumbres a la hora de las comidas. 

Llevar una vida saludable implica vivir en armonía, es decir, mantener la mejor calidad de vida que podamos conseguir. Para ello es importante prestar atención a varios aspectos:

  • Comer bien, de manera equilibrada

  • Hacer ejercicio de manera habitual

  • Mantener un peso saludable (consultando el IMC y al médico)

  • Evitar el consumo excesivo de sustancias como el alcohol

  • Evitar fumar

  • Acudir de manera regular al médico

  • Cuidar los dientes

  • Mantener una saludable presión arterial

  • Cuidar nuestra salud emocional

  • Seguir las normas de seguridad

  • Dormir bien (los adultos deben dormir alrededor de 8 horas por día y los niños entre 10 y 12 horas dependiendo su edad)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Para qué sirve tomar agua potable al día? Aprende en Casa II

Hábitos para una Vida Saludable. Aprende en casa II Primaria

Grupos alimenticios del plato del buen comer. Aprende en casa II