UDG colabora en conservar fauna en la Costa

UDG colabora en conservar fauna en la Costa

Los biólogos de la institución rescataron más de 90 animales
Redacción I Un1ón Jalisco | 24/01/2020 11:28

Con acciones como el rescate de especies y monitoreo en la Sierra de Manantlán, biólogos de la Universidad de Guadalajara (UdeG) colaboran en la conservación de la fauna en la Costa Sur de Jalisco.

En su informe se mencionó que los expertos quedron sorprendidos por la presencia de nutrias , una especie de mamífero amenazada, que en los últimos 12 meses ronda por la zona alta de la sierra (a más de dos mil metros sobre el nivel del mar); de esto no se tenía registro al menos en las últimas tres décadas.

“Nunca, en la historia de Las Joyas, se había visto a una nutria. No sabemos si es la misma, o si son diferentes, porque no tienen una marca especial; parecen dos individuos, por el cuerpo”, declaró el biólogo y doctor en Ciencias, del Centro Universitario de la Costa Sur (CUCSur), Juan Pablo Esparza Carlos.

El investigador dijo que la presencia de dos ejemplares de nutria puede tener algunas explicaciones; una tiene que ver con que el animal esté de paso por la zona, y otra es que hayan adoptado este hábitat desde hace años y hasta ahora se tenga registro de ellas.
El cambio climático podría ser otra de las razones, aunque es la menos probable. El doctorante Guillermo Brito señaló que el cambio de temperatura puede estar modificando algunos aspectos del hábitat de la nutria, y busca otros que tengan mejores condiciones.
De cualquier manera, la presencia de esta especie es un indicador inequívoco de la buena conservación que hay en la zona y que se debe, en gran medida, al trabajo que realizan los investigadores y científicos de Las Joyas.
 
Boas, tlacuaches, lagartijas y águilas han sido rescatadas y rehabilitadas por los biólogos de la Unidad de Rescate de Fauna Silvestre del CUCSur, única en su tipo en la región y la segunda en Jalisco.
Luis Eugenio Rivera encabeza este proyecto que se dedica a salvar animales silvestres en riesgo por atropellamiento, armas de fuego, envenenamiento o mutilación.
Según la temporada del año, el universitario y su equipo han atendido a búhos, gaviotas y gavilanes baleados; tlacuaches bebés heridos y huérfanos, iguanas mutiladas por niños, entre otros. 
El equipo de la unidad es alertado si hay algún animal en peligro por los mismos vecinos; sus miembros acuden al lugar o a las unidades de protección civil que hayan recibido primero al animal para evaluar el daño. Si la herida es de regular a fuerte lo trasladan a las instalaciones del centro para curarlo y rehabilitarlo. Si el daño fue grave, lo llevan a la Unidad de Tlajomulco, que cuenta con mejores equipos; y si la lesión es irreversible, optan por dormir al animal. 
El centro tiene un área especial que alberga a los animales que sufrieron la amputación de un ala o una pata, y que deben permanecer bajo resguardo por su seguridad.