Las mujeres del narco más buscadas por la DEA

Las mujeres del narco más buscadas por la DEA

Sus organizaciones sirven a cárteles en México y operan del otro lado de la frontera
Redacción I Un1ón Jalisco | 07/05/2019 05:35

En la lista de los más buscados por la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA) no sólo figuran hombres, también existen mujeres que lograron hacerse un lugar en organizaciones criminales dedicadas al tráfico de drogas.

Está identificada como una de las fugitivas más peligrosas en Los Ángeles, Ana María Félix, ‘La Doña’, desde hace años le siguen los pasos por ser responsable de cruzar cargamentos de heroína y distribuirlos por todos el sur de California.

El grupo criminal se desarticuló casi una década atrás, pero la jefa huyó dejando varias dudas de la operación, entre ellas qué cártel le surtía la droga o las pandillas que le ayudaron a venderla.

En la actualidad es uno de los 181 objetivos prioritarios de la DEA, Félix es considerada tan peligrosa como Rafael Caro Quintero.

La lista de mujeres prioridad para la DEA está compuesta por  Hilda Consuelo Ruiz Nevarez, presuntamente la principal distribuidora de cocaína en San Diego.

Nació en Tijuana hace 60 años y desde los ochenta se integró a las filas delictivas como traficante de migrantes. Se rumora que radica en su ciudad natal y permanece con un perfil bajo para evitar ser detectada.

Yara Banderas Martínez, alias 'Janeth', opera en  San José, en el norte de California; una agente encubierto logró evidenciar su banda al descubrir que desde México ingresaba sustancias como cristal y metanfetamina.

Su célula está ligada a la organización criminal Mafia Mexicana o 'La Eme', Imelda Catalán, ocupa un puesto clave en la violenta pandilla 'Avenues', que opera en el noreste de Los Ángeles.

Las tareas prioritarias eran  el tráfico de narcóticos, así como en la recolección y transferencia de 'impuestos' y ganancias de la venta de droga.

Alma Cortez se desapareció de la mira de la DEA hace más de 14 años, ‘Marina’ reparte droga en Ventura y Santa Bárbara, California. La banda de la que forma parte también distribuía drogas al estado de Oregón.

Su parentesco con Jorge, alias 'Fat Boy' y 'G', el jefe de una banda que distribuía cocaína en el sur de California y el estado de Illinois; le abrió las puertas al mercado del tráfico de drogas.

Graciela Silveyra, de 69 años, se encargaba de almacenar en su casa la drogas que eran introducidas por los cárteles mexicanos.

VER: El sanguinario Cártel de las Flacas