Tlajomulco de Zúñiga cuenta con atracciones naturales y creadas por el hombre que valen la pena conocer

Arqueología y cultura Tlajomulco de Zúñiga

  • La ruta franciscana es de los puntos más visitados en Tlajomulco de Zúñiga
  • Al sur de Tlajomulco de Zúñiga está Cerro Viejo, la segunda montaña más alta de Jalisco
La ruta franciscana es visita obligada. Aquí se conoce el tesoro arquitectónico de Tlajomulco de Zúñiga
Las fiestas de día de Reyes son de las más importantes en Tlajomulco de Zúñiga

Tlajomulco de Zúñiga es muy municipio muy cercano a la ciudad de Guadalajara y es considerado cuna de haciendas productivas. Pero no sólo eso, este municipio cuenta con varias atracciones para todo aquél viajero que lo quiera visitar.

Su tesoro arquitectónico es de sus principales llamativos; y es que Tlajomulco de Zúñiga posee un conjunto  de capillas y hospitales que fueron construidos entre los siglos XVII y XVIII, como parte de un legado por frailes franciscanos. Hoy, éstas son consideradas obras con gran valor dentro de la arquitectura colonial religiosa.

Y aunque fueron hechos por órdenes de monjes franciscanos, quienes construyeron dichas edificaciones fueron las manos de indígenas mexicanos, quienes, a través del barroco, lograron plasmar algunos de sus propios conceptos religiosos que para aquél entonces ya estaban perdidos.

Hoy, apreciar el trabajo de nuestros antepasados es fácil con la “La ruta franciscana”, donde se visitan las siguientes edificaciones:

La Basilica de los Santos Reyes.
El Santuario de Guadalupe.
El Templo de Cuexcomatitlán.
El Templo de San Lucas Evangelista
El Templo de San Juan Evangelista.
El Templo de San Miguel Cuyutlán.
La Capilla del Hospital.
El Templo de la Santa Cruz.
El Santuario de la Soledad.
El Templo de San Sebastián.

Durante este recorrido es imprescindible visitar la Plaza de Armas Benito Juárez, que se encuentra entre templo y templo, donde los kioscos te invitarán a sentarte y pasar una tarde agradable. Ahí mismo, en el centro, se puede conocer la casa del General Zúñiga.

Si quieres variar, puedes visitar el Cerro Viejo, la segunda montaña más alta de Jalisco, al sur de Tlajomulco, donde puedes practicar algunos deportes extremos como escalar. De ahí puedes dirigirte al Lago Cajititlán, donde puedes hacer recorrido en lancha o al Balneario Lindo Tlajomulco, que cuenta con varias albercas y toboganes.

Las Haciendas del municipio también son dignas de visitarse, como la Hacienda de Santa Cruz del Valle, procedente del siglo XVIII y destaca por sus enormes estatuas de mármol; la Hacienda de San José del Valle, con una destacada capilla; la Hacienda de Concepción del Valle, que perteneció al alférez mayor y alcalde de Guadalajara en el Siglo XVII. Además, hay una hacienda más que pertenece a una familia de charros y tequileros, donde se embotellan y exportan botellas del Tequila Hacienda Vieja; aquí se realizan eventos privados y es conocida como la Hacienda Santa María. Hacienda La Calera es una más del siglo VXII.

Además de esto, Tlajomulco cuenta con centros de espectáculos como la Arena VFG, que constantemente presenta artistas de talla internacional.

Es así como Atlacomulco de Zúñiga ofrece atractivos que van desde centros de entretenimiento hasta rutas arquitectónicas y variados museos, pues el municipio ha decidido apostar por esta rama cultural para ofrecer espacios de sana recreación; lugares como el Museo de la Artesanía de San Sebastián, el Museo Gerardo Murillo, así como La Casa de la Cultura y varios museos comunitarios.

Mientras conoces un poco de todo lo que tiene que ofrecer este municipio jalisciense, deberás disfrutar de su gastronomía, que ofrece “un poco de todo”, desde birria hasta pozole, así como el dulce de calabaza y frijoles enredados en hoja milpa cocido en cobre y endulzado con piloncillo, como el mezcal y las nieves de garrafa.

También puedes adquirir alguna artesanía para recordar tu visita, como una soga de charros, las cuales son reconocidas por la gran calidad con las que están hechas. La cerámica fina y la tradicional, las figuras hechas con piedra de Basalto, como los molcajetes. Llaveros, pulseras, anillos, bordados y piñatas, son parte de las muchas opciones de regalo con las que cuentan.

Los días ideales para visitar es cuando Tlajomulco celebra diferentes fiestas, como el día de reyes, la fiesta de la Purísima Concepción que juntan con el día en que festejan a la Virgen de Guadalupe. En estas fiestas podrás admirar tradiciones como la quema de un castillo y la danza de los Xayacates, además de  probar algunos alimentos especiales de Tlajomulco como el dulce de zual, que está hecho con pinole y otros ingredientes dentro de una hoja de maíz.

Para llegar a Tlajomulco, desde Guadalajara, toma la avenida López Mateos, misma que se convierte en la carretera federal número 54 con dirección a Colima, siguiendo la señalización para llegar al municipio. Son alrededor de 25 kilómetros. La carretera 44 a Chapala, con desviación a Calititlán también es una opción.

 
Comparte

relevante

Facebook Comments Box