La adolescente que sedujo a un jefe Zeta

La adolescente que sedujo a un jefe Zeta

Su historia de amor quedó perpetuada en el libro ‘Cristy no sabía amarme’
Redaccion I Un1ón Jalisco | 15/03/2019 16:15

No es raro conocer casos donde narcos enamoran a  jóvenes para introducirlas en el mundo del tráfico de drogas a cambio de lujos, pero por primera vez una mujer confesó que siendo una menor de edad buscó a un hombre relacionado al Cártel de ‘Los Zetas’ con el objetivo de convertirse en su novia y terminar sus problemas de dinero.

En el libro autobiográfico ‘Cristy no sabía amarme’, una consolidada escritora coahuilense, decidió contar su experiencia a lado del capo Juan Manuel Muñoz Luévano, ‘El Mono Muñoz’, quien en la actualidad está en una prisión de San Antonio,Texas, acusado de lavado de dinero y trasiego de estupefacientes.

Uno de los episodios del texto, publicado por Proceso con autorización de la autora,  aborda el día en que decidió ‘cazar’ al narco y cómo desarrolló una estrategia para seducirlo.

“Esa misma noche me vestí para matar… Me puse unos pantalones negros de piel con un top negro que dejaba ver mi abdomen plano, no por el ejercicio, la vida que llevaba me estaba matando. Iría a la discoteca de moda y me ligaría al dueño, del que se rumoraba era un narcotraficante, si lo lograba, mis problemas acabarían pues por un lado, tendría barra libre de drogas y por otro nadie se atrevería meterse con la novia de un narco”.

Agregó que el encuentro se efectuó en el Bar Joe, sitio de moda en la capital del estado, donde al verlo fue directo al objetivo.

“Pedí un vodka tonic y me metí al baño a echarme unas líneas. Cuando salí observé el lugar y lo ubiqué a él, o sea, al capo. Estaba sentado en el segundo piso con sus amigos, así que terminé mi trago y me subí en una bocina que estaba junto a su mesa”.

Su plan logró el resultado deseado y en minutos estaba sentado junto al Mono, Cristy prosigue que esa noche su seguridad le abrió las puertas a un mundo de mucho peligro que por fortuna salió viva.

“Esa noche la pasé muy bien con él y con sus cuates y mis problemas para conseguir drogas terminaron”.

Muñoz Luévano escapó a España para evitar caer muerto en la guerra que comenzaron los cárteles del Golfo y de Sinaloa contra los Zetas.

Al llamado ‘Barón de las drogas’, le preocupó más su seguridad que las investigaciones de las autoridades en su contra, nunca se imaginó que los fiscales federales de Estados Unidos solicitarán al gobierno español su extradición y su sorpresa fue mayor al ver en su puerta de su residencia a los policías con la orden de aprehensión

Cristy afirmó que su novio le pidió escapar juntos, pero ella declinó su oferta y en ese momento tomó otro camino.

VER: El hijo del Chapo que mataron los Beltrán