¿Qué significa no comer carne en Cuaresma?

¿Qué significa no comer carne en Cuaresma?

La razón por la que no se come carne en vigilia se debe a que los católicos honran la penitencia de Jesús
Redacción | UN1ÓN | 07/03/2019 05:00

La Cuaresma es un tiempo litúrgico durante el cual los católicos se preparan para la Semana Santa y la Pascua.

Durante la Cuaresma se acostumbra no comer carne roja y realizar ayunos.

Pero, ¿qué significa no comer carne en Cuaresma? La razón por la que no se come carne en vigilia se debe a que los católicos honran la penitencia de Jesús, que pasó 40 días en el desierto en ayuno.

La Enciclopedia Católica señala al respecto: “La primera parte del evangelio según San Mateo relata como Cristo pasó cuarenta días en el desierto y durante ese tiempo no pasó por sus labios ni bebida ni alimento. No cabe duda de que esta penitencia del Dios-hombre no solo era expiatoria sino también ejemplar. Si bien es cierto que Cristo no definió explícitamente los días ni las semanas en que sus seguidores estaban obligados a ayunar y abstenerse, al mismo tiempo su ejemplo acompañado de su respuesta a los discípulos del Bautista es una evidencia de que en el futuro sus seguidores se encontrarían sujetos a reglas por las cuales ayunarían”.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Qué carne se puede comer en Cuaresma?

Los días en los que no se come carne son el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo y todos los viernes de Cuaresma.

La historia de por qué no se come carne en Vigilia se remonta a hace muchos años.

En el siglo V, el historiador Sócrates escribió sobre la práctica del ayuno lo siguiente: "Algunos se abstienen de cualquier tipo de creatura viviente, mientras que otros, de entre todos los seres vivos solamente comen pescado. Otros comen aves y pescado, pues, según la narración mosaica de la creación, estos últimos también salieron de las aguas. Otros se abstienen de comer fruta cubierta de cáscara dura y huevos. Algunos sólo comen pan seco, otros, ni eso. Y algunos, después de ayunar hasta la hora nona (15:00 horas), toman alimentos variados".

En el siglo XVIII, se consideraba la abstinencia de huevos, queso y pescado como señal de una virtud excepcional. En una carta a San Agustín de Inglaterra, San Gregorio fijó la siguiente norma: "Nos abstenemos de carne y de todo aquello que viene de la carne, como la leche, el queso y los huevos".

Al paso de los años, la Iglesia Católica ha relajado el ayuno cuaresmal, incluyendo la prohibición de comer carne.

Actualmente el Código de Derecho Canónico, vigente desde el 25 de enero de 1983, señala en sus artículos 1249-1253, la obligación de ayunar y abstenerse de ciertos alimentos durante el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo.