Modernización está matando a las abejas: Académico UDG

Modernización está matando a las abejas: Académico UDG

Consideró que factores como las nuevas prácticas agropecuarias y los ataques de algunos parásitos causan su muerte
Redacción I Un1ón Jalisco | 08/08/2018 09:21

Para Ernesto Guzmán Novoa, investigador huésped del Centro de Investigaciones en Abejas (CIABE) del Centro Universitario del Sur (CUSur), la extinción de las abejas es a causa del avance tecnológico en el área agropecuaria, que las expone a insecticidas y herbicidas; a esto se le suman los ataques de algunos parásitos.

El investigador estimó que al año se  extinguen en el mundo entre 20 y 30 por ciento de las colonias de abejas.
 
Lamentó que este porcentaje de mortalidad apícola se haya mantenido durante la última década.
"Las técnicas agrícolas nuevas tienen que ver con exponer a las abejas a nuevos insecticidas. Se quiere aprovechar cada centímetro de tierra, se utilizan herbicidas, se limpian los terrenos exhaustivamente, y lo que el agricultor puede considerar hierba podría ser una planta importante para producir néctar y polen, no sólo para las abejas que cultivan los apicultores, sino para las nativas y solitarias que existen de manera silvestre”.

Explicó que ante esta situación, algunos apicultores de Estados Unidos de América y Canadá, que tienen pérdidas de 30 por ciento, año con año vuelven a hacer su colmena comprando abejas; y un ejemplo de ello es Canadá, cuyos apicultores importan abejas de Australia y Nueva Zelanda.
Informó que existen más de 20 mil especies de abejas en el planeta y la mayoría son silvestres, contribuyen a la polinización y producción de cultivos, pero están desapareciendo por este tipo de prácticas agrícolas que ahora, además, se inclinan por los monocultivos.

 
Otra situación que incide en la muerte de abejas es la práctica de algunos apicultores.
 
"Ellos rentan sus colmenas para polinizar cultivos, las suben a un vehículo, y las transportan a donde van a polinizar, lo que resulta estresante para las abejas".
Guzmán Novoa explicó que, aunque es difícil que se extingan, si eso ocurre se produciría aproximadamente 30 por ciento menos de alimentos, lo que repercutiría en que habría menos diversidad de éstos y el costo de los que se producen sería más alto; además de que su disponibilidad no sería lo suficientemente amplia para alimentar a la humanidad.
Dijo que en el caso de México, los pocos investigadores de abejas están haciendo esfuerzos grandes con limitados recursos para tratar de encontrar soluciones a la problemática de la desaparición de las abejas, al igual que los apicultores.