El día que un capo se ‘robó’ a la reina de Mazatlán

El día que un capo se ‘robó’ a la reina de Mazatlán

El finado Francisco Rafael Arellano Félix presuntamente obligó a Rocio del Carmen Lizárraga a contraer nupcias con él en Guadalajara
Redacción I Un1ón Jalisco | 17/07/2018 05:35

A inicios de la década de los noventa del siglo pasado, la sociedad mazatleca se sacudió al conocer que uno de sus empresarios más reconocidos secuestró a la reina de su Carnaval.

La familia de la soberana Rocío del Carmen Lizárraga Lizárraga sostuvo como primera versión que su hija fue llevada contra su voluntad por el dueño de la disco de moda Frankie O’, Francisco Rafael Arellano Félix, por lo que pedían a las autoridades dar con el paradero de ambos.

Pero días después de los polémicos hechos, la mamá de Rocío apareció para señalar que sólo Dios pondrá las cosas en su lugar y tanto su hija como su prometido, Óscar Coppel, hijo de un reconocido empresario; fueron víctimas del destino.

El capo del Cártel de Tijuana se encargó de difundir en la ciudad porteña que su joven pareja decidió casarse con él en Guadalajara y que estaban muy felices.

En medio del desconcierto y la rumorología por el presunto secuestro de Rocío del Carmen, fue la propia reina la encargada de enterrar el tema; once días después de su huída de Mazatlán mandó a publicar un mensaje en los periódicos de la localidad.

“Yo, Rocío del Carmen Lizárraga Lizárraga, reina del Carnaval Internacional de Mazatlán 1990, me encuentro en estos momentos en esta ciudad y puerto de Mazatlán.
"(...) No quiero juzgar, ni señalar al hombre que será el padre de mis hijos, el que me dio su apellido y del que solamente he recibido atenciones, pues nunca he recibido un mal trato de su parte.
"Acepto con resignación el camino que me ha deparado el destino y si Dios me ha puesto en este camino, debo seguir.
Espero que con la bendición de Dios, de mis padres y de todos ustedes que llegaron a apreciarme un poco, logre ser feliz de alguna manera al final de mi camino”.

En su carta daba entender que al estar embarazada y en una nueva faceta abdicó a su corona y su sustituta sería  Libia Zulema Farriols.

La noticia más comentada en ese año aparentemente terminó, pero Francisco Arellano Félix siguió sacudiendo a la tranquila ciudad sinaloense.

Tres años después de su polémico matrimonio, el presunto empresario fue detenido y enviado a Almoloya por sus actividades en el narcotráfico. En 2008 fue liberado aparentemente ya alejado de la organización criminal que junto a sus hermanos fundó.

Sobre su esposa se sabe que se mantuvo alejada de los escándalos, hasta que en 2013 fue asesinado su marido durante su festejo de cumpleaños.

El mayor de los Arellano Félix recibió cinco balazos de la pistola que disparó un sicario disfrazado de payaso; el crimen se ejecutó ante los ojos de los invitados que se reunieron para festejar al ex presidiario.

Mientras la ex reina de Mazatlán sigue resignada el camino que le deparó el destino.

VER Los 7 jefes del narco extraditados a EU