Los mitos detrás de Caro Quintero

Los mitos detrás de Caro Quintero

Al fundador del Cártel Guadalajara le atribuyen varias frases polémicas
Redacción I Un1ón Jalisco | 11/05/2018 05:45

En la década de los ochenta se convirtió en el narcotraficante más mediático del país, a Rafael Caro Quintero, fundador del Cártel de Guadalajara, se le atribuyen diferentes frases y acciones que sirvieron más para alimentar su mito.

Las familias mexicanas conocieron el supuesto ofrecimiento que le hizo al gobierno federal de saldar la deuda externa del país con tal de que lo dejaran en libertad y pudiera operar sin ser molestado.

Años más tarde, en voz del propio Caro Quintero desmintió el rumor, y dijo que surgió cuando el agente del ministerio público que lo interrogó, le preguntó por sus propiedades y para salir del paso le aseguró que tenía hasta para pagar la deuda externa.

La versión cobró más fuerza cuando el cómico José Natera parodió la escena y muchos creyeron que la propuesta fue real.

El llamado “narco de narcos" logró relacionarse con las clases altas de Guadalajara, el ejemplo más claro fue el romance que sostuvo con Sara Cristina Cosío Vidaurri Martínez; sobrina del ex gobernador de Jalisco, Guillermo Cosío Vidaurri.

La mujer presuntamente declaró a la Policía que viajó con el narco a Costa Rica por su propia voluntad, pero su familia negó la situación y afirmó que Sara fue secuestrada por el capo.

Otra mito alrededor de la figura de Caro Quintero nació en las revistas de espectáculos de finales de los ochenta, se aseguró que el capo estuvo de romance con la actriz Lucía Méndez.

 

Caro Quintero sólo estudió el primero de primaria, pero el poder del grupo criminal le abrió puertas para hacer negocios en los Estados Unidos; entre sus actividades laborales debía mantener una relación cercana con sus clientes.

Se dice que en una ocasión se dirigió a unos gringos con las siguientes frases: “Marihuana mexicana mucho bueno sabor”, “si quiere tener un hijo sano hágalo marihuano”.

VER: Caro Quintero y otros narcofiesteros

La Agencia Antidrogas del país vecino (DEA) le puso precio a su cabeza y lo colocó en la lista de los más buscados, pero el narco negó estar involucrado en el negocio que lo metió a la cárcel.