Caro Quintero y el romance que le costó su libertad

Caro Quintero y el romance que le costó su libertad

Una llamada de su entonces pareja permitió ubicar el escondite del capo
Redacción I Un1ón Jalisco | 17/04/2018 05:35

Sobre la presencia de Sara Cristina Cosío Vidaurri Martínez; sobrina del ex gobernador de Jalisco, Guillermo Cosío Vidaurri, en la finca donde se capturó al llamado ‘Narco de narcos’, Rafael Caro Quintero, no está aclarado del todo.

El padre de la mujer; secretario de Educación del Estado, César Cosío Vidaurri, aseguró que el líder del extinto Cártel de Guadalajara la secuestró, pero los policías que participaron en el operativo declaraon que la supuesta víctima gritó su amor por el narco y que estaba en la casa por su propia voluntad.

Ninguna de las versiones puede ser confirmada, lo único verdadero es que una llamada de Sara a su hogar en Guadalajara permitió a las autoridades ubicarla y su sorpresa al irrumpir en esa casa de Costa Rica fue mayor al ver que el presunto captor era uno de los más buscados por los gobiernos de México y Estados Unidos.

El mito del romance entre la mujer de una de las familias más conocidas de Jalisco y el criminal más peligroso creció al revelarse una carta de amor de Cosío Vidaurri Martínez.

Su contenido fue publicado por el escritor Carlos Monsiváis en la revista Nexos, por lo que aparentemente Sara Cristina describe la cara amable del hombre sanguinario y jefe de un grupo criminal que mantenía en cautiverio a 4 mil personas y acusado de matar al agente de la DEA Enrique ‘Kiki’ Camarena.

La versión de Caro Quintero sobre la compañía de la sobrina del ex mandatario es que ella aceptó su invitación a viajar a Costa Rica, por las noches salían a lugares de moda y se mantenían en un rancho alejado lleno de comodidades.

Fue ese descuido el que ocasionó la detención del capo y pasar más de 28 años en prisión.

Quizá por ese motivo el fundador del Cártel de Guadalajara ahora es más cauteloso, aunque su ego lo volvió a traicionar y al conceder una entrevista para pedir lo dejen tranquilo, esto ocasionó la reacción del Gobierno de los Estados Unidos quien lo puso en su lista de prioridades.

La DEA nunca le perdonará ser asesino de uno de los suyos y no descansará hasta tenerlo en una prisión.

VER: Caro Quintero, jefe del Cártel de Sinaloa: DEA