27 de Julio del 2014
Especial de Día de Muertos

El "tétrico" oficio de embalsamar muertos

Los egipcios tardaban hasta 70 días para embalsamar un cuerpo.

La vida está llena de eventos sociales, bautizos, cumpleaños, graduaciones, bodas, pero el último al que forzosamente tendremos que asistir será nuestro funeral, y para dichos acontecimientos queremos lucir los mejores atuendos y nuestro mejor perfil. 

Para estas ocasiones existe un personaje que pocas veces se le reconoce, ya que su oficio es poco común.

El embalsamador es la persona que se encarga del proceso de desinfección, preservación, aseo y presentación de un cadáver, por medio del cual se retrasa la descomposición y disminuye el impacto psicológico negativo en los dolientes.

Embalsamar es una palabra que hemos escuchado en varias ocasiones pero que pocas personas tienen una idea exacta de lo que representa, y es que por medio de una inyección vascular y el tratamiento de las cavidades con soluciones químicas solubles, se eliminan los microrganismos que producen enfermedades, con lo cual el cuerpo humano queda íntegramente tratado sin que sean extraídos los órganos.

Este último punto quizá sea el mayor tabú sobre este oficio. Se tiene la creencia popular de que el embalsamador retira todos los órganos internos de un cadáver como lo haría un taxidermista y este concepto es erróneo.

Actualmente en México no existe una profesionalización o carrera para ejercer este oficio. La Ley General de Salud establece como obligatoria esta práctica cuando el cuerpo se vaya a sepultar después de 24 horas del fallecimiento o sea trasladado a otra entidad. De no cumplirse con estas normas se puede negar la velación del cuerpo o inclusive hasta sugerir la cremación inmediata.

El costo promedio para embalsamar a un muerto oscila entre los 3 y 5 mil pesos y regularmente se incluye en el valor total de los servicios funerarios.

El embalsamador está expuesto a muchos químicos que pueden generar problemas para su salud, y es que el trabajar durante tantos años con formol es considerado por los expertos en esta práctica como el peor enemigo, ya que a la larga se ven afectadas las vías respiratorias y con el tiempo aparecen enfermedades irreversibles.

Ética post mortem

Fomentar los principios básicos de moral y respeto de los muertos, es la base ética de esta práctica, ya que cada uno de ellostuvo una vida con muchas emociones, penas y alegrías. Nunca se debe olvidar que a través de esta labor se les da consuelo a los dolientes para superar la terrible etapa del duelo, ya que si ellos realizan correctamente su trabajo, los rostros de quienes embalsamaron trasmitirán paz a sus deudos.

 
Comparte

relevante

Facebook Comments Box